El Mirasol tiene el encanto de los pequeños rincones, el hechizo de las estancias tradicionales de una Masía catalana.